Imágenes Políticas

Desde las noticias hasta los memes, este artículo intenta resolver que son las imágenes políticas y como están relacionadas con nuestro contexto.

Desde 2019 –año de marchas y de mi tesis– no había sentido unos días tan largos y unas noches tan cortas como las de este convulsionado Abril. Entre mis ajetreos personales, un tercer pico de COVID y una reforma tributaria que nos pretenden meter sin vaselina, no he tenido muchos respiros como para descansar y digerir todo lo que está pasando. Sobre todo este cansancio se ve enmarcado por la preocupación de esa reforma que sufrirá el país y la creencia de que puede precarizar aún más la vida de la colombiana y el colombiano de clases populares.

Pero debo decirles, queridísimas lectoras y lectores, que de este cargado panorama social ha salido algo bueno: un nuevo tema para escribir en Alterciclo, el cual está titulando divinamente esta entrada bloguera.

Ahora, ustedes se estarán preguntado: ¿Qué carajos son las “imágenes políticas” y cómo carajos se pueden relacionar con nuestro contexto social?

Primero, este concepto entrelaza las interpretaciones –bastante recursivas, debo decir– de los términos “imagen” y “política”. El primer término se refiere a un fenómeno mental que nos presenta objetos y eventos a nuestra consciencia[i]; el segundo se refiriere a “la actividad a través de la cual los grupos humanos toman decisiones colectivas” y a “una actividad de conflicto entre personas, grupos, intereses o visiones del mundo”[ii]. Entonces, teniendo en cuenta estas dos referencias, este texto considera que las imágenes políticas son un fenómeno mental que nos presentan a la consciencia la toma de decisiones colectivas[iii] y los conflictos de los seres humanos.

Y bueno, el cómo relaciono el contexto con este concepto nace de considerar que todas las problemáticas que estamos viviendo se nos están presentando a través de este tipo de imágenes.

Pensémoslo por un momento: Se levantan por la mañana, y si aún no le han cogido fastidio a los medios de comunicación tradicionales, prenden sus televisores para sintonizar nuestro hundimiento entre las imágenes en formato “noticiero”. Las estadísticas de contagios a nivel nacional[iv] y las alarmantes infografías sobre el número de camas en las UCI[v] son las imágenes que exhiben los resultados de la toma de decisiones estatales; y los reportajes sobre la flagrante e inoportuna compra de armamento militar[vi] y los debates en vivo de los defensores y detractores de la Ley de Solidaridad Sostenible[vii] son las imágenes que nos revelan los conflictos de intereses de diferentes sectores sociales.

Ahora demos un paso más lejos y salgámonos un momento de las tradicionales secuencias televisivas. Si son tan millennials como yo, probablemente su rutina mañanera incluirá una mirada somnolienta al infinito o a la chancla que tengan al frente, una torpe activación de su celular y una scrolliada rápida a sus redes sociales. En internet, todas las imágenes anteriormente mencionadas comparten el mismo espacio con los memes y la publicidad que se ha saltado las barreras del Adblock.

Para referirme a estas dos formas de las imágenes políticas me gustaría mencionar uno de los sucesos que más ha producido reacciones por parte de la población colombiana: la desafortunada declaración del ministro de Hacienda sobre el precio de los huevos –si me están leyendo desde otros países, les recomiendo que miren el siguiente pie de página para darles un breve contexto[viii].

Gracias a esta afirmación, tanto la producción de memes como de publicidad evidenció el carácter político de sus presentaciones:

En el caso de los memes, las burlas, ofensas y críticas al jefe de cartera colombiano se expresaron en hibridaciones de imágenes de la cultura popular, las cuales están acompañadas de textos y sonidos que reprochan la declaración[ix].

A propósito… tienen que verse esta película :3 (Parasite del director Bong Joon-Ho )

Y en el caso de la publicidad, estas mismas críticas se vieron manifestadas en una ingeniosa promoción comercial que, tal vez consciente o inconscientemente, es una expresión de inconformidad que acompaña el malestar del público objetivo de estas empresas.[x]

Todo esto nos demuestra, de la forma más mediática posible, cómo es posible que las imágenes puedan ser políticas. Desde las estadísticas e infografías que “disciplinan” al país hasta los memes y anuncios publicitarios que se alimentan de la opinión pública, estas imágenes políticas son fenómenos que presentan las decisiones que asumimos en las urnas de 2018 y que evidencian los conflictos entre las diferentes capas sociales colombianas. Evidencias que atraviesan la barrera neutral de estos fenómenos mentales y tiñen a cada uno de estos con el color y tono de los juicios –u opiniones– de las personas que las generan, preservan y las comparten.

Y bueno, antes de finalizar este artículo debo matizar algo que afirme cuando describía lo que eran las imágenes políticas. Si este tipo de imágenes son fenómenos mentales que nos presentan decisiones y conflictos humanos, estas solo lo serán si relacionamos sus procesos de percepción y creación con sus intenciones y contextos. Es decir –y aquí va un intento de frase filosófica–, una imagen solo será política cuando haya un acto de conexión y evaluación racional de todos los elementos que la conforman[xi].

Esto lo menciono porque no todas las imágenes son políticas, aunque si puedan guardar dentro de sí un potencial político. Les pondré otro ejemplo: Ustedes pueden estar viendo un paisaje natural, de esos tan bonitos que se ven si recorren el Eje cafetero, y no necesariamente tienen que ver en este un aspecto político. Ahora bien, este paisaje tiene el potencial de convertirse en una imagen política si asumimos su experiencia teniendo en cuenta los procesos de percepción, creación, intenciones y contextos.

Para hacer más claro este ejemplo eso me gustaría distinguirles estos cuatro aspectos en tres experiencias: la experiencia que ustedes pueden tener, la experiencia de Alexander Humboldt –geógrafo alemán– y la experiencia de José Alejandro Restrepo –artista colombiano por el Paso del Quindío.

  1. Procesos de percepción: No es lo mismo ir al lugar que percibir la imagen través de la impresión gráfica de Humboldt o en la cámara de video de Restrepo.
  2. Proceso de creación: No es lo mismo que la imagen haya sido percibida a que haya sido creada a través de un proceso de interpretación pictórica (el grabado de Humboldt) o videográfica (el video de Restrepo) de dicha percepción.
  3. Intenciones: No es lo mismo ir con la intención de disfrutar el paisaje en un paseo familiar que ir con la intención de hacer un estudio científico del Nuevo Reino de Granada o una investigación-creación sobre las formas de la colonización que perduraron en el siglo XX.
  4. Contexto: No es lo mismo que esta imagen tenga por contexto el dichoso paseo a que tenga por contexto un libro científico en Europa o una exhibición de arte dentro de un museo colombiano.
Alexander Humboldt
“Passage of Quindiu in the andes (Paso del Quindío en los Andes)”
1800
Grabado en alumínio
33 x 40 cm

José Alejandro Restrepo
“Paso del Quindío I”
1992
Videoinstalación
Dimensiones variables

En fin, aquí podríamos quedarnos un buen rato discutiendo un montón de preguntas que van surgiendo mientras nos adentramos en el tema. Podríamos quedarnos hablando de las diferentes formas en que pueden presentarse las imágenes, si existe una diferencia entre “creación” y “percepción” en el nivel mental, si hay algún grado de objetividad en ellas o si estas pueden llegar a servir como formas certeras de capturar la realidad. Pero todo eso es harina de otro costal. Por el momento, es mejor detenernos aquí.

Como ven, las imágenes políticas son un fenómeno que da mucho pie para conversar; no solo a nivel social y cultural –como la primera parte de este artículo–, sino también como fenómenos de hondo calado artístico y filosófico –como la segunda parte. De momento, espero haberles dejado más dudas que respuestas en tan difícil tema y que hayan disfrutado mi desfogue de todas las preocupaciones que tenía acumuladas. Preocupaciones que creo que muchas personas compartimos.

Y si algo de todo esto les movió las tripas tanto como a mí… ¡Para eso está el Instagram! ¡Que esta red social sea un espacio no solo para aturdirnos con las imágenes políticas que la pueblan, sino que también sea un lugar de encuentro para que me echen una escribidita y podamos seguir conversando!



[i] Aquí les tengo que pedir algo de complicidad y paciencia con este término; este aún es un concepto a medio entender y construir. Adicional a esta concesión, hay que agregar dos cosas que tiene en cuenta esta definición recursiva:

  1. Los objetos y eventos pueden ser externos o internos a nosotros (un ejemplo de objetos serían una silla y una creencia; un ejemplo de eventos serían el movimiento de esa silla y la relación entre la silla y su movimiento).
  2. Todos los sentidos, los recuerdos y la imaginación juegan un rol importante al momento de construir una imagen (también construimos imágenes a partir de lo que percibimos con sensaciones no-visuales, de la rememoración de una objeto/evento y de la capacidad de recrear y modificar este objeto/evento sin necesidad de estarlo percibiendo).

[ii] Aquí me estaría refiriendo a una idea de “política” en sentido cooperativo y conflictivo. Carlos Guzmán, “La política como objeto de reflexión”. 2008, pg. 273.

[iii] También se entenderá a las decisiones de un grupo de personas regente como “decisión colectiva”, ya que se supone que fue la sociedad colombiana quien decidió “democráticamente” otorgar el poder a este grupo de personas para dirigirnos.

[iv] https://www.eltiempo.com/salud/coronavirus-en-colombia-casos-y-muertes-de-hoy-21-de-abril-582753

[v] En este caso me remito a las estadísticas de mi ciudad –Bogotá– pero convido a que compartan los links de otras ciudades o países en los que viven.

[vi] https://www.semana.com/nacion/articulo/los-aviones-de-combate-de-ultima-tecnologia-que-comprara-colombia/202105/

[vii] Este es el alias de la dichosa reforma tributaria para 2021. Esta es una propuesta de ley que intenta ampliar el rango de contribuyentes para, en palabras de su autor –actual ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla–, “optimizar la política fiscal para consolidar una infraestructura de equidad en un marco de sostenibilidad de las finanzas públicas, que contribuya a fortalecer la política de erradicación de la pobreza”. https://www.camara.gov.co/solidaridad-sostenible

[viii] En una entrevista para la revista Semana, la periodista Vicky Dávila sostenía con el ya mencionado ministro Carrasquilla una discusión sobre la reforma tributaria. Al final de esta entrevista y al hablar del precio de los productos de la canasta básica alimentaria, el ministro hace una muy desatinada especulación sobre el valor de una docena de huevos al promediar su precio en $1800 pesos colombianos. Esto provoco malestar y revuelo entre población, ya que el precio común de esta docena es superior a los $4500 pesos.

https://www.youtube.com/watch?v=Sp464KUv6tY&ab_channel=RevistaSemana Min. 41:10 – 43:18.

[ix] Este es un ejemplo audiovisual de esta crítica:

[x] https://twitter.com/HuevosSantaRita/status/1384303041273155586

https://www.instagram.com/p/CN3TS0OjviS/

[xi] Aquí solo menciono 4 pero pueden haber muchos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s