Conversación con Carlos Mena, artista del Carnaval

Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, el Carnaval de Negros y Blancos florece con el trabajo de los maestros de carrozas.

Entrar al taller de un Artista del Carnaval es encontrarse con piezas de grandes dimensiones envueltas en pedazos de papel y cola que inmediatamente producen la incógnita de ¿Cómo serán ensambladas? Hay ballenas, osos, conchas y rostros caricaturescos que superan los tres metros y llegan hasta los seis. Dentro, Carlos Mena y su grupo de maestros trabajan toda la jornada, algunos tallando o empapelando y otros lijando y pintando.

¿Cómo se involucró con el Carnaval de Negros y Blancos?

Yo inicié en el noventa y uno con el hijo del maestro José Ignacio Chicaiza, Carlos Chicaiza. Fue entonces la primera experiencia, antes no sabía cómo era el Carnaval. Yo era Mecánico industrial.  Cuando ellos llegaron al taller de mi tío, en el que crecí, comenzaron a modelar en arcilla y me interesó. Después me presentaron al maestro con el que aprendí, y así pude seguir con la tradición el día que me dijo: Usted ya tiene las capacidades mijo, por qué no presenta una no motorizada.

Antes ya había expuesto años viejos y me había ido bien, pues no había tanta competencia como ahora. Los que mas puntuaban eran los Caicedo. Por eso decidí meterme a esa modalidad en la que he quedado de primero en siete ocasiones y en la que siempre estuve en los primeros puestos. En total he hecho catorce carrozas no motorizadas y llevo seis de las grandes.

De todos estos años en los que ha participado como artesano y ayudante ¿Cuáles son las carrozas que más recuerda?

Como independiente llevo veinte años y de ayudante estuve aproximadamente nueve. Del Maestro Chicaiza recuerdo la carroza “El Carnaval del terror”, que personalmente creo que marcó un antes y un después. Eso fue en el 98, le hice los movimientos mecánicos. De las mías la primera que se me viene a la mente es “Carnaval el rey del arte” con la que gané en la modalidad carroza no motorizada.

¿Cómo fue trabajar en su carroza el último carnaval?

En afanes como todos los años, hasta ahora no hemos visto uno que haya sido tranquilo. Los aportes llegan tarde, Corpocarnaval no se moviliza bien con los artistas y ahora este año creo que no tenemos derecho a las carpas. Es como si lo estuvieran monopolizando y al artista hasta lo ponen a buscar al tránsito, a pelear con los vecinos y eso no debe ser. Uno tiene que dedicarse a la carroza y ellos deberían estar para solucionar.

¿Cómo logra lidiar con el estrés de los últimos días para el desfile y cómo es la catarsis de estar en la senda?

Eso es intenso, lo único que toca es relajarse un poco, hablar con la mujer porque ella es la que lo hace caer en cuenta y le dice a uno que está gritando mucho, pero ya no depende de uno, si no que es la misma presión del trabajo y de salir a la senda a dar lo mejor y no quedar mal lo que produce tal ansiedad. El estrés termina ganando. Por otro lado, salir al desfile es una satisfacción grande, hasta se le quita a uno el sueño y el dolor de cabeza porque ahí ya se observa el aprecio de la gente y de los turistas. Al tiempo toca estar pendiente de cada persona, de que estén haciendo los movimientos, del carro o el doble troque y de la escena en general, para que salga bien hecha.

Cada carnaval es único por varios de los elementos que los definen ¿Qué cree que hace singular al Carnaval de Negros y Blancos?

Las carrozas, los trajes individuales, las comparsas entre otras cosas lo hacen sin igual. Gracias a eso nos conocen, sobre todo, en otros lados. También la calidad de trabajo que siempre sorprende a los turistas. Por eso siempre le digo a las personas que vengan a ver el carnaval porque esto no se ve en ninguna otra parte del mundo.

¿Cuáles han sido los problemas que ha visualizado a lo largo de su carrera?

En este tiempo no es como antes. Me acuerdo de que la gente colaboraba bastante. Sí era de poner plásticos a la carroza por sí llovía lo hacían, ahora es todo lo contrario. Le dicen a uno que no tape la calle que no les tape la entrada. Ya no hay esa colaboración del vecindario. Esperan que uno les reconozca dinero por poner la carpa para trabajar en la obra. Dicen que no nos van a dar permiso. Así mismo la dirección de Corpocarnaval en los últimos cuatro años ha sido muy mala. La anterior directora venía a ver cómo estaban los artistas, los talleres; nos apoyaban con un mercado los últimos días pues nos la pasamos 24 horas dándole al trabajo. Corpocarnaval parece estar en una decadencia. Este año los artistas no íbamos a presentarnos, no obstante, el gobernador dio el dinero y por eso de veinte que suelen presentarse solo pudimos quince. De alguna manera siento que la tradición corre peligro. Los maestros ya están relegados, los han hecho al olvidado y nosotros vamos a terminar así. También han aparecido muchos maestros de nombre que realmente no conocen los procesos y encargan todo el trabajo. Han aparecido escuelas que solo son negocio cuando las verdaderas escuelas están en el taller, donde nos formamos muchos y donde realmente se aprende.

¿Alguna vez de niño se imaginó que llegaría a ser un artista? ¿Sí pudiera regresar en el tiempo le diría a ese niño que siguiera este camino? ¿Qué consejo le daría?

No, lo único que a mí me gustaba era hacer piezas miniatura en el torno cuando era muchacho. Revolvedoras, trapiches, por ejemplo. Pero no imaginé llegar a ser artista. Ahora le diría que empiece más temprano, que yo comencé muy tarde, a los veinticinco años. Sí hubiera comenzado como los otros a los quince o a los dieciocho años como estos muchachos del taller hubiera sido mejor artesano.

Pero aún tiene tiempo de sacar obras que superen sus propias expectativas

Es que a uno ya le llega el tiempo. Ahora por ejemplo cumplo 20 años de carrera y le hice la promesa a la familia que hasta ahí llegaba. Ya son 20 años que he perdido de ellos, justo en estas épocas es más difícil compartir por la cantidad de trabajo. Mire, por ejemplo, tengo familia en Valledupar que a veces nos visitan y aunque son contentos y admiran nuestro trabajo cuando vienen no los puedo atender. Puede ser mi retiro o solamente un descanso no se sabe, pero el otro año no participo y va a ser difícil. No he visto como es estar de nuevo lejos de la senda, no me imagino, debe ser doloroso. Creo voy a tener que irme para evitar esos sentimientos encontrados.

Quizás esta pausa le permita encontrar nuevas inspiraciones. A propósito, a la hora de construir estos proyectos ¿Cómo encausa los sentimientos y las ideas para inspirarse y llevarlas a la maqueta?

A veces uno tiene guardados títulos o imágenes, por ejemplo, el de este año es realismo mágico, por lo de Gabriel García Márquez. El año en que él murió yo no supe como plantearlo, lo hicieron otros compañeros, pero no era como la meta en mi cabeza, no era así como lo veía. Entonces como la anterior carroza que hice fue Sentimiento nariñense se me ocurrió que la diversidad de sitios turísticos de Nariño era lo que estaba buscando para expresar lo que me imaginaba con la idea de realismo mágico, algo acerca de todas las riquezas que tenemos. Entonces empecé el prototipo.

¿Qué cree que diferencia a su obra de las demás?

Lo que me reconocen es el volumen que aplico a los bastidores, yo no saco telares planos, todos los años están cargados de formas que sobresalen entre 60 y 80 centímetros para que las puedan palpar en la exhibición. También las figuras grandes, no he podido hacer pequeñas. Mi estilo es la imponencia.

A para finalizar ¿Qué les recomendaría a los jóvenes que quieran iniciarse en el carnaval?

Que tengan amor y gusto. Porque sí tiene eso hacen una buena obra. Que ellos mismo trabajen en sus obras, que no se conviertan en maestros de nombre. Que sepan escuchar los consejos que les dan. Que tengan mucha paciencia y sean metódicos.

El Maestro Carlos Mena ha participado en diferentes partes del mundo con sus carrozas como en Basilea, Suiza y en Guaranda, Ecuador. Se ha destacado por ser uno de los artistas del carnaval con mayor cantidad de primeros puestos. Hoy, ad portas de comenzar el Carnaval de Negros y Blancos, nos recibe para extendernos una gran invitación a este encuentro multicultural que tiene sede en la Ciudad de San juan de Pasto, del 2 al 6 de enero. 


Andrés Arias, Autor invitado:
Diseñador Industrial enfocado en la cultura tradicional. Actualmente realizo una recopilación de apreciaciones de diferentes actantes del Carnaval de Negros y Blancos a través de entrevistas para la construcción de un carnaval utópico. Gracias a estos encuentros conocí al Maestro Carlos Mena, quien me inspiró a querer participar del proceso de elaboración de una carroza. Actualmente mi trabajo consiste en dar acabados finales a las piezas ya empapeladas. Para ello debo aplicar masilla, lijar, aplicar bases blancas y de color; en algunos casos los detalles creativos en las figuras como ojos y símbolos en ropa y piel. Estar en el taller ha sido un proceso de aprendizaje que me lleva a conocer las caras que están detrás de lo expositivo de la gran fiesta. Así mismo, estar cerca del trabajo artesanal ha sido crucial para hacer conexiones con mi trabajo teórico llamado “Diseño de Transvivencia: Carnaval de negros y Blancos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s