Cartografiar el pensamiento

Existe un océano gigante en el que flotan los pensamientos, sin embargo, el habla, por más que posea una belleza sonora invaluable, es apenas un hilo de agua por el que evacúa toda la imaginación que vertimos al mundo. En una afirmación reduccionista, es imposible que todo el universo interior pase por el embudo de nuestra boca, cuando incluso nosotros mismos somos incapaces de manejar la marejada de información.

El pensamiento es un flujo, y bajo esta cualidad, nos llega en oleadas de imágenes, palabras y sensaciones. En nuestra situación de navegantes, sostenemos en las manos la posibilidad de aferrarnos a la navegación costera o aventurarnos al mar abierto, siempre con la incertidumbre del descubrimiento latente y con el miedo de una pérdida irreversible.

Pero dentro de la caja de herramientas de abordo existe lápiz y papel para elaborar cartografías de los nuevos lugares hallados. Estas gráficas permiten rearmar las experiencias, analizar el terreno, comprender los flujos y metáforas y construir rutas físicas, lógicas o sensibles en la inmensidad marina. Con la cartografía establecida es posible determinar los puntos de inmersión para recorrer el espacio multidimensional que guardamos, sumergirnos, llegar al lecho y abandonar la superficie.

El mapa no es el territorio, pero es una herramienta que nos permite contar aquello que hemos descubierto más allá del alcance de nuestros interlocutores.

El mapa es útil para navegar en colectivo, para establecer acuerdos y tomar decisiones sobre el curso de la expedición.

El mapa es una guía. Tiene la posibilidad de ser legado y transmitido, incluso publicado a gran escala, para orientar a nuestros congéneres en nuevas zonas. Con ellos es posible difundir el conocimiento, divulgar una situación y hacer más entendibles los datos alrededor de una circunstancia particular.

El viaje emprendido por cada uno es personal, las tormentas y condiciones climáticas del pensamiento afectan de distintos modos a cada navegante.

No existe la posibilidad de hacer un escaneo satelital al pensamiento colectivo, mucho menos a los universos individuales. Por eso, la cartografía del pensamiento es un proceso realizado a partir de las experiencias sumadas, de los cálculos personales y de la presencia en el territorio. El trazado de mapas es personal, y su manifestación física puede revelarse en la superficie de una galleta de soda, una servilleta, una base de datos, una hoja de cálculo o una pieza de arte.

El bloque de texto es un caso de mapa, mas, los métodos empleados dentro de la escritura académica muchas veces coartan el acceso a la información. El bloque de texto es una expresión que uso de forma consciente al entretejer las palabras con una intención mucho más que prosaica. Sin embargo, reconozco que la bidimensionalidad de la pantalla a través de la que se leen mis palabras tiene muchas más posibilidades espaciales para vincular conceptos de lo que un discurso lineal puede ofrecer.

La palabra es un madero a la deriva, flota en la superficie del océano carente de voluntad, arrastrándose adonde la corriente la lleve. Sin embargo, es con maderos ensamblados que ha sido posible circunnavegar el globo. Hay que ser conscientes de que la palabra es imagen, una imagen conceptual, sonora, sensible y no sólo gráfica o alfabética. La construcción de la galera se logra asimismo a través del uso de imágenes sin nombre, de sensaciones invisibles y de palabras intangibles. Todo esto con la finalidad de embarcarnos en la exploración del mar, tengamos o no la intención de cartografiarlo o directamente de perdernos en él.

Con el discurso monológico existe el riesgo de halar una fina hebra de palabras, una retahíla que desarticula los conceptos del tejido mental. La linealidad del flujo de palabras puede terminar transformada en un tapiz de Jacquard o convertida en un nudo gordiano.

Cartografía, mapa u organizador gráfico, son distintos nombres para plasmar las intuiciones interiores, para reconstruirlas, analizarlas y compartirlas. Obedecen a la lógica, el tiempo, el espacio, la sensación o al cuerpo. Las grafías desarrolladas pueden consignar ideas banales o epifanías, pero siempre lo harán de manera sencilla, para que cualquier navegante pueda reconocer su ubicación a golpe de vista.

Un mandala de arena es un organizador gráfico de sensaciones, realizado en colectivo con la finalidad de cartografiar un recorrido espiritual. Un grupo de Klein ayuda a hacer un análisis lógico de oposiciones, como el que hizo Rosalind Krauss en la Escultura en el campo expandido de 1979, y de manera similar a cómo Silvia Rivera Cusicanqui explica el concepto de lo Chix’i a través del Taypi andino.

Las cartografías también pueden ser listas de palabras ordenadas con la función de acceder más fácilmente a la información. La taxonomía de Bloom es un ejemplo que facilita la redacción de objetivos académicos al presentar verbos asociados con diferentes áreas y etapas de la investigación. De igual manera, los diccionarios actúan como organizadores gráficos y permiten conocer no sólo el lenguaje nativo o extranjeros, vivos o muertos, sino que ayudan a la adquisición de habilidades en terrenos como la programación informática o la clasificación y organización del mundo habitado.

A continuación, una lista de algunos sistemas cartográficos y organizadores gráficos útiles:

  • Taxonomías
    • Diccionarios
    • Taxonomía de Bloom
  • Cuadros cartesianos
    • Diagrama de Pareto
    • Cuadro comparativo
    • Matriz de Eisenhower
  • Esquemas para tiempo y procesos
    • Diagrama de flujo
    • Cadena de secuencias
    • Diagrama de ruta crítica o malla de Pert
    • Diagrama de gantt
    • Cronograma
    • Calendario
    • línea del tiempo
  • Mallas de relaciones
    • Red conceptual
    • Mapa mental
    • Esquema rizomáticos
  • Cartografías de sensaciones
    • Mandalas y representaciones del espíritu
    • Algunas expresiones artísticas
    • Sudokus, crucigramas y juegos de palabras
  • Diagramas jerárquicos
    • Diagramas de árbol
      1. Árbol de problemas
      1. Árbol genealógico
    • Organigrama
    • Diagramas piramidales
    • Cuadro conceptual
    • Cuadro sinóptico
  • Representaciones objetuales y espaciales
    • Plano espacial
    • Infografía
    • Mapas territoriales
  • Diagramas lógicos y matrices
    • Esquemas algorítmicos
    • Grupo de Klein
      1. La escultura del campo expandido de Rosalind Krauss
      1. Sistema de arte y cultura de James Clifford
    • Taypi y los Chix’i de Silvia Rivera Cusicanqui
    • Diagrama de Venn
    • Matriz de datos

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s