Macondo en serie

Tras el anuncio reciente de una próxima serie de “Cien años de soledad”, ¿cuáles son los puntos a favor y los retos de este nuevo proyecto audiovisual?

Este año se hizo pública la noticia: Netflix había adquirido los derechos sobre “Cien años de soledad”, obra del Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez, para producir una nueva serie para esta plataforma. El acuerdo se hizo entre la compañía de streaming y Rodrigo y Gonzalo García Barcha, hijos del autor. Es imposible evitar emocionarse al respecto, en primer lugar, y después, empezar a construir una expectativa.

“Cien años de soledad” es una obra que sin duda ha sido considerada para una adaptación cinematográfica. Sin embargo, el mismo García Márquez se negó a esa opción, poniendo condiciones, sencillas pero contundentes, sobre cómo preferiría él ver la historia de los Buendía en la pantalla grande. Entre estas condiciones están, que fuera en formato de serie, y en español.

Y tiene toda la razón. Muchos comentarios al respecto son, precisamente, que esta historia es demasiado amplia y compleja para ser contada en el transcurso de tres horas máximo. No es que no se pueda hacer, por ejemplo, tenemos la trilogía de “El Señor de los Anillos”, que si bien dejó por fuera gran cantidad del contenido de los libros, fue una buena adaptación que dejó satisfechos a muchos fanáticos de la obra de Tolkien. No obstante, a pesar de no ser una labor imposible, es perfectamente comprensible la predilección por el formato de la serie para esta adaptación en específico.

¿Por qué sería tan difícil convertir “Cien años de soledad” en una película? Empecemos por el hecho de no poder identificar un protagonista claro. Evidentemente hay personajes con más peso en la historia que otros, pero contarla desde solo un punto de vista sería imposible, pues la misma trama se desenvuelve a través de un período de tiempo demasiado largo, incluso para un personaje que vive tanto tiempo como Úrsula Iguarán. Y también estaría el problema obvio de dejar por fuera sucesos importantes externos a la trama del personaje principal. Además, no es la forma en la que está contada la historia en el libro, pues el narrador es externo a la historia.

Y no solo es difícil definir un personaje principal, es difícil definir un tema central, exactamente por la misma razón. Enfocarse en las memorables dinámicas familiares de los Buendía significaría dejar de lado partes de la historia de Macondo, un pueblo que podría ser incluso considerado un personaje más. Si bien podríamos hablar de la soledad como un tema central, este también es ya demasiado complejo para ser tratado con un considerable grado de profundidad en el tiempo que dura una película.

Ahora, ¿por qué sería mucho mejor ver “Cien años de soledad” como una serie? La respuesta obvia es que es más fácil abarcar mucho más contenido del libro a través de varios episodios e incluso temporadas, y con mucha más profundidad, que realmente es el gran acierto de buenas series actuales. Este formato también da mucha libertad a la hora de experimentar con técnicas narrativas, pues de hecho, la misma manera de narrar de García Márquez no es sencilla. Crear esa particular sensación de tiempo cíclico será un gran reto para la serie.

La profundidad es, a fin de cuentas, la ventaja principal del formato de serie frente al formato de película, y no solo hablando de “Cien años de soledad”. Muchas críticas al cine comercial actual se basan en que a las películas les falta profundidad, o esta es sacrificada a favor de los diseños de producción, efectos especiales, y demás. La serie da más tiempo para desarrollar los personajes y las distintas tramas, y ya yéndonos a lo específico de la historia de García Márquez, hacer que lo mágico se sienta más mágico. El monumental diluvio de cuatro años, once meses y dos días, no duraría más de diez minutos en una película, pero podría incluso durar más de dos capítulos de una serie, causando más impacto en el momento en el que finalmente se detenga, pues sabremos que se avecina la muerte de la matriarca Úrsula, ya que habría una mucha mayor posibilidad de contarle a un espectador cómo ella decide esperar a que acabe de llover para morirse.

Es preciso aclarar en este punto, que hacer una serie de “Cien años de soledad” en vez de una película no es lo único necesario para que el producto final sea excelente. El equipo detrás de la serie tendrá numerosos retos que asumir, y aquí entra en juego la difícil tarea de satisfacer las expectativas del público.

Por ejemplo, uno de estos retos será escoger al reparto adecuado. No cabe duda de que será una dura labor encontrar a una buena cantidad de actores capaces de transmitir las particularidades y semejanzas de los personajes (solo contando a los de la familia Buendía), tanto físicas como de personalidad, en especial los Aurelianos y José Arcadios. Además, será necesario conseguir intérpretes para muchos personajes en distintos momentos de la vida. Series como “Dark” nos han demostrado que es posible, pues nos muestran de una manera creíble a un mismo personaje en diferentes líneas temporales.

Otro gran reto es poder mostrar visualmente los pensamientos y profundas reflexiones de los personajes. Si hay un momento en el que esto es clave, es precisamente el final de la historia. Si bien en este momento está ocurriendo un desastre de dimensiones bíblicas, lo que hace que este momento de clímax se quede anclado en la memoria del lector es la reflexión de Aureliano Babilonia y ese momento de profunda realización en la mente del personaje. En el mundo audiovisual y actoral puede haber miles de recursos para plasmar en pantalla este tipo de escenas, y el reto es encontrar el más efectivo. 

En fin, estamos aún a bastante tiempo de conocer el producto final, pero el simple hecho de que se vaya a realizar bajo las condiciones del autor puede ser un buen augurio. Lo mismo puede decirse sobre el hecho de que la familia del mismo esté apoyando el proyecto. Sólo nos queda esperar para finalmente cumplir el sueño de ver a Macondo.              

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s