Worldbuilding: construcción de mundos ficticios

Reflexionamos sobre el acto de crear un mundo, un recurso muy popular en la literatura, cine, y televisión.

[rt_reading_time label=”Tiempo de lectura:” postfix=”minutos” postfix_singular=”minuto”]

Los géneros fantástico y de ciencia ficción son un gran desafío para cualquier escritor, sea de literatura, cine, o televisión. Y, justamente, gran parte de ese desafío recae en la ardua tarea de inventar un mundo en el cual sucederá la historia. Esto recibe el nombre de worldbuilding (literalmente, construcción de mundo), y podemos verlo en acción en las obras de autores como J. R. R. Tolkien, J.K. Rowling, George R. R. Martin, o George Lucas. Muchos de estos mundos fantásticos tienen varias características en común, revisaremos brevemente estas características a continuación, para luego pasar a varios ejemplos reconocidos de worldbuilding en la literatura, el cine, y la televisión.

En primer lugar, estos mundos tienen una forma y una cartografía. Pueden estar basados en nuestro planeta, o incluso hacer parte del mismo (por ejemplo la saga de Harry Potter, que transcurre en la Inglaterra de los años 90, o “Black Panther”, que tiene lugar en Wakanda, un país ficticio en el continente africano). Pueden ser también otros planetas, y también, pueden incluso no ser mundos esféricos, como el Mundo Disco de Terry Pratchett. Pero, en resumen, un mundo ficticio tiene una forma y ocupa un espacio definido.

Además de una forma, tienen su propia cronología e historia. Para muchos de estos mundos hay una historia de origen o creación. Esto ayuda a que un mundo inventado pueda percibirse como real, ya que, de la misma forma como ha ocurrido con nuestro planeta, los acontecimientos históricos definen cosas como la forma en la que está organizado el mundo (países, continentes, reinos, etc.), las razas que lo conforman, las religiones, la economía, entre otros. Además, una cronología permite darle un momento específico a la historia que se va a contar.

Ya teniendo un lugar en el espacio y un momento en la historia, lo siguiente es identificar lo que hace único a este mundo. En las historias más famosas de este tipo, hay dos formas de darle una identidad especial al mundo, una es por medio de la magia, y otra es por medio de la tecnología. Al llegar a este punto, hay muchas preguntas que los escritores deben hacerse. ¿Cómo funciona este factor especial? ¿Pueden usarlo todos, o solo unos pocos? ¿Cuáles son los riesgos de usarlo? ¿Cuáles son sus reglas? ¿Se aprende, se nace con él, o se adquiere de alguna otra forma? Las respuestas a estas preguntas darán mucha más complejidad y coherencia al mundo. A continuación, veremos algunos ejemplos de worldbuilding.

Es casi obligatorio hablar primero de la obra de Tolkien. El impresionante mundo que creó, junto con sus razas y lenguajes, surgió como resultado de la inquietud del autor por crear una mitología para Inglaterra. Así que en este mundo, muchas de las regiones guardan algo de similitud con ciertas regiones de Inglaterra y otras partes del mundo, inclusive. A lo largo de su obra, el lector va conociendo un mundo cada vez más amplio y complejo, desde “El Hobbit” hasta conocer la total extensión del mundo en “El Silmarillion”. Además de la gran cantidad de razas y seres fantásticos que habitan su mundo (del cual la Tierra Media es solo una parte), hay poderes más grandes y mucha magia desconocida obrando sobre él, lo cual resulta en una cantidad inmensa de historias fascinantes por contar. Sin duda, Tolkien y su obra causaron un impacto definitivo en autores posteriores a él en el género de fantasía.

El mundo de “Game of Thrones” es otro caso muy popular. Este mundo se basa en la serie de libros “Canción de Hielo y Fuego” de George R. R. Martin. La influencia de Tolkien en la obra de Martin salta a la vista, pues Martin ha inventado un mundo vasto y complejo, en el cual también hay lugar para lo desconocido. El papel de la magia en este mundo también es importante, pues permite la existencia de seres fantásticos como los dragones, los niños, los Otros (los Caminantes Blancos de la serie), las sacerdotisas del Señor de la Luz, los Hombres sin Rostro, entre otros, que juegan papeles importantísimos en los eventos de la serie.

Ahora, es el turno del mundo mágico de Harry Potter, escrito por J. K. Rowling. Como se dijo en párrafos anteriores, esta historia no transcurre en un mundo diferente al nuestro, lo hace en sitios ficticios ubicados en Inglaterra. Incluso, hay sitios reales que aparecen en la historia, como la estación de King’s Cross. Una particularidad de este mundo es que si bien la magia muchas veces aparece como la solución mágica (valga la redundancia) a muchos conflictos, también es mostrada como una habilidad que hay que estudiar, conocer, y practicar. Es decir, el factor diferencial (la habilidad mágica) conlleva un proceso personal, lo cual acerca mucho más al lector a los personajes.         

La galaxia muy, muy lejana donde ocurren todas las historias del universo cinematográfico de George Lucas tiene otro tipo de particularidad: en los mundos de “Star Wars”, hay tanto tecnología como magia. En estos mundos, la tecnología es tan avanzada que permite crear armas capaces de destruir planetas enteros, sables de luz, y naves que viajan a la velocidad de la luz. Y a la vez, existe la Fuerza, una energía omnipresente que pocos seres (los Jedi) pueden aprender a controlar. Esto le da más profundidad a la historia, introduciendo conceptos más metafísicos y espirituales en una historia entretenida y llena de acción.

También es imposible hablar de worldbuilding sin hablar de la serie animada “Avatar: La Leyenda de Aang”, creada por Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko. De hecho, muchos consideran a esta serie un manual de cómo hacer worldbuilding. Nos muestra un mundo muy coherente, regido por los elementos de la naturaleza, con cuatro naciones con valores correspondientes a dichos elementos, personas con la habilidad de controlar uno de los cuatro, y el Avatar, una persona con la habilidad de aprender a controlarlos todos para traer balance al mundo. Las reglas para controlar los elementos son claras y definidas, entonces la historia muestra a los personajes haciendo uso de su destreza, inteligencia, e incluso capacidad de conocerse a sí mismos y superar sus dificultades, para trabajar con estas reglas.

Por último, es preciso mencionar a un autor, incluso anterior a Tolkien, cuyo aporte a la literatura de terror también puede considerarse worldbuilding: H.P. Lovecraft. Lovecraft inventó una gran mitología de seres extraños, antiguos, enormes, y aterradores, que flotan en la inmensidad del espacio o duermen en ciudades escondidas en el fondo del mar, y nos hacen sentir un miedo especial acerca de nuestra propia insignificancia en un universo que no conocemos. La obra de Lovecraft incluye seres, mundos, creencias, e incluso atisbos de lenguajes nuevos. Sin duda, podemos considerar incluirlo dentro de los autores que han hecho worldbuilding, pues definitivamente, todo el universo ficticio creado por Lovecraft es creíble, coherente, y causa en el lector un miedo real (más sobre Lovecraft aquí).

La coherencia es un factor importante en la creación de mundos. Todo debe ser construido de forma que sea creíble para el espectador, así que para un escritor que desee hacer esto, es vital documentarse muy bien, científica o históricamente. Sin embargo, y a manera de conclusión, podríamos decir que todo este proceso de creación, de establecer reglas para un mundo inventado, inventar razas y lenguajes, no cumple del todo su propósito sin una buena historia. Son las buenas historias las que nos hacen sentirnos parte de un mundo diferente al nuestro. Por más complejo que sea el mundo que se inventa, es solamente un escenario para una gran historia, que siempre será lo más importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s